Mural

El castillo interior de Santa Teresa

portada santa teresa avilaEl año 2015 se cumplirán 500 años del nacimiento de santa Teresa de Jesús y teniendo en vista ese magno aniversario es que se están realizando diversas publicaciones que analizan o releen las obras de la santa de Ávila. Entre los trabajos destaca el de Agustina Serrano, doctorada en la Facultad de Teología de la Universidad Católica, titulado "Una propuesta de antropología teológica en el castillo interior de Santa Teresa".

Agustina Serrano Pérez, autora del libro, es profesora asistente adjunta de la Facultad de Teología y su área de desarrollo es la antropología teológica.

Agustina Serrano se centra en la obra Castillo interior, escrita por la santa cinco años antes de morir, en 1577. "La presente investigación se concibe como una búsqueda para desentrañar la sistematicidad de la antropología teológica de santa Teresa latente en su obra de madurez Castillo interior. El estudio pretende, por tanto, el esclarecimiento de la concepción implícita del ser humano en esa obra de la doctora mística y poeta del siglo XVI'', explica la autora.

El origen de la santa y de su familia es muy interesante. Teresa (1515-1582) vive en una familia de la baja nobleza castellana de Ávila con 12 hermanos: tres mujeres y nueve hombres que, a excepción de uno, todos viajan a América, el continente recién descubierto. "Su ascendencia es judeoconversa y el padre de Teresa, Alonso de Cepeda, se casa dos veces con mujeres hidalgas: doña Catalina del Peso –que muere en 1507-, y doña Beatriz de Ahumada –fallecida en 1529- cuando cuenta Teresa con 14 años''. En la casa de los Cepeda, cuenta la investigadora, se vive en un ambiente de afición por los libros, es un hogar culto y religioso. A los seis años Teresa ya sabe leer y a los 14 años escribe una novela. En esos años el analfabetismo era signo de limpieza de sangre. Es decir, familias procedentes de cristianos antiguos sin mezcla con judíos ni musulmanes. El abuelo de Teresa, un rico mercader de Toledo, fue perseguido por la Inquisición y más tarde es reconciliado con todos sus hijos, que luego se casaron con mujeres hidalgas, cristianas viejas.

La joven Teresa conoce poesías, coplas populares de los juglares, libros de caballería y las Confesiones de san Agustín, lo que la convierte desde su juventud en una mujer de excepción en lo cultural, espiritual y teológico, sostiene la investigadora. El periodo histórico que le toca vivir está vinculado a dos reyes: Carlos V y su hijo Felipe II.

Santa Teresa vivió una vida sin descanso, entre otras actividades fundó 17 conventos. Junto a san Juan de la Cruz, en 1568, inicia el primer monasterio de carmelitas descalzos. En los últimos 20 años de su vida empieza a escribir todas sus obras. Sería fray Luis de León quien en 1588 publicaría por primera vez las obras Teresa de Ávila. En 1614 es beatificada por Paulo V, y más de 350 años después, en 1970, el papa Paulo VI la nombra Doctora de la Iglesia Universal, siendo la primera mujer que recibe este reconocimiento.

La investigadora se centra en cuatro términos que considera relevantes para la comprensión de la condición humana: razón, amor, espanto y espíritu. "El vocablo teresiano espanto es categoría léxica y psicológica que significa con originalidad la postura ante el misterio; posee un componente intelectual y otro emotivo que intervienen en el proceso de interpretación de la realidad en profundidad", sostiene Agustina Serrano.

El estudio parte contextualizando a la autora y su obra. Y luego el cuerpo se estructura en tres partes: "el contenido creacional, soteriológico y escatológico, los que vertebran el posible proyecto teresiano de una antropología teológica". Primero se presenta al ser humano como criatura amada y luego, se aborda la condición humana necesitada de salvación transformadora. Enseguida se estudia la llamada a plenificación a través de la unión con Dios.

"Teresa escribe sobre sí misma, e incluso más, desde la vivencia que ha tenido con su Señor. Se sabe amada infinitamente desde siempre y por eso opta por el amor que permanece y dura eternamente. Desde la experiencia de gozo y positividad se abre a toda lucha, combate y renuncia'', escribe Agustina Serrano.

La santa sistematiza su texto sobre la base de un símbolo arquitectónico: el castillo. "El libro tiene pie y base en la literatura profana y en la espiritual. También se relaciona con la tardía espiritualidad sufí islámica de la península ibérica. Y, además, el símbolo del castillo ya está presente en sus obras anteriores'', explica la investigadora. El texto se estructura en siete moradas: las ascéticas (1-3), la de quiebre y paso (4), y las místicas (5-7). "La idea o concepto de morada se refiere al estadio en que se da la relación; consiste en la acción de Dios y la respuesta humana".

El libro es un magnífico trabajo de investigación que se deja leer y que contiene gran cantidad de información sobre la santa y su época siempre contextualizada. Es un trabajo que habla de un ser humano singular, ansioso de plenitud.

"El Castillo se termina de escribir a los 63 años con humor y con una alentadora despedida: la interioridad es regalo divino, en la que Dios está presente desde lo cotidiano invitando a la receptividad y al agradecimiento desde alguna advertencias y recomendación'', sostiene Agustina Serrano.

"Una propuesta de antropología teológica en el castillo interior de San Teresa", de Agustina Serrano.

Editado por Diputación provincial de Ávila, España.

257 páginas.

2011

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA:

Magaly Arenas, periodista, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

UC.cl

Logo Centro UC Estudios de la Religión Logo Centro UC Estudios Interdisciplinarios en Edith Stein Logo Centro Teológico Manuel Larraín